El Gorsedd del Jaguar

Foro de El Templo del Jaguar. Foro dedicado al estudio y difusión del druidismo en español.
 
ÍndicePortalCalendarioFAQBuscarRegistrarseMiembrosGrupos de UsuariosConectarse

Comparte | 
 

 Kannah, ensayos

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Kannah
Buscador/a
avatar

Masculino Cantidad de envíos : 7
Edad : 28
Fecha de inscripción : 15/10/2013

MensajeTema: Kannah, ensayos   Sáb Dic 21, 2013 11:25 pm

Creo este thread para mis ensayos. Espero estar respetando el reglamento del foro y de los ensayos.



Ensayo del Capitulo 00: Introducción.

Reflexión sobre el Texto Introductoria:

Falta una hora para que el 21 de Diciembre acabe según nuestros horarios, mientras yo comienzo con esta primera oración. A la tarde de ese día comencé a correr. Una actividad que pienso repetir para desarrollar, no tan solo resistencia física, sino también mental.
Me quedé reflexivo luego de re-leer la parte en que se explica que los druidas no escribían textos para así no convertir sus conocimientos en un dogma estático porque aquello provocaría un alejamiento de la fuente primordial que origino a estos propios conocimientos: La Naturaleza. Aquella reflexión me retorna hacia una cuestión que me plantee y re-plantee varias veces en mi vida: ¿A que Naturaleza puedo acceder en una ciudad tan gris como Buenos Aires, una ciudad cuyo nombre parece solo una ironía? Si vuelvo al hecho de que comencé un entrenamiento físico y mental en el mismo solsticio de verano (acción bastante simbólica de por sí) podría responderme esa pregunta con más facilidad: Primero lo encuentro en mí mismo.
Podría decir que la Naturaleza tiene un conjunto de innumerables formas que entre todas ellas la conforman como una sola esencia (esencia que de por sí es Universal). Todo lo que la constituye no tan solo es parte de ella, sino que son manifestaciones de la misma ¿Y cual podría ser un primer obvio componente de la Naturaleza que fácilmente debería identificar? Como ya dije antes: yo mismo. El ser humano no es ajeno a la gran esencia universal a la que pertenece y por ende tampoco lo son sus creaciones. Lo artificial creado por el hombre, como las maquinas o hasta las mismas ciudades, no son ajenos a lo natural. Son la modificación de lo natural por el hombre mismo quien es, también por propiedad innata, natural.
Comprendiendo todo lo anterior entonces: ¿por que yo, al igual que varios otros pobladores urbanos, hemos sentido, por lo menos una vez, que hemos caído en una especie de “innaturalidad”? Siendo todo natural, la innaturalidad sería entonces solo un imposible ilógico. Y es que, en mi forma actual de verlo, lo creo yo así. Pienso que lo que nos hace sentirnos tan “desconectados” de la Naturaleza Misma es el hecho de que no comprendemos sus matices. Como Sociedad Occidental (y pronto Sociedad Global) nos encerramos en el dogma de “Lo Bueno y lo Malo”. Y al desarrollar en los últimos tiempos simpatía por la Naturaleza, en consecuencia de los desastres que provocamos por nuestro Avance Industrial Desenfrenado, la hemos entonces malinterpretado en base de aquel dogma. Pareciera como si nos hubiéramos enfocado en su componente “dinámico y creativo” como lo inherente a ella y señalado como lo irrefutablemente Bueno. Y a nosotros mismos nos señalamos como lo “entrópico y destructivo” y le asignamos lo Malo como si fuera un hecho indiscutible. Muy posiblemente se haya dado esto porque nosotros mismos pareciéramos más entrópicos y destructivos de lo que deberíamos… ¿Pero en realidad es así? Somos destructivos pero también creativos. Creamos y destruimos. Podemos destruir algo malo y crear algo bueno, como también somos capaces de cualquier gama de su viceversa (destruir algo bueno y crear algo malo, crear algo bueno para destruir algo malo, etc). La Naturaleza es también creadora y destructora como nosotros. La pequeña diferencia que tenemos con ella (que es también abstracta, ya que de aquella somos parte) es que esta pareciera no estancarse en el dogma de “Lo Bueno y lo Malo”.
La naturaleza no necesita justificación para su dinamia y entropía. Por largos periodos tiende a mantener un equilibrio para luego mutar a ese mismo en exabruptos cambios (generalmente “destructivos”). Lo viejo se degrada y lo nuevo se alza en lo que pareciera ser el andar irrefutable de una Rueda Cósmica. Esta Rueda (o Espiral) Cósmica pareciera entonces manifestarse de una u otra manera dependiendo de los cambios y etapas. Como si hubiera, por alguna manera decirlo, estaciones universales para el desarrollo de la misma Naturaleza.
Mi conclusión entonces sería: el Humano forma parte de una “Estación o Etapa Universal” de aquella Rueda Cósmica a la que esta Sujeta la Naturaleza. Esta Rueda Cósmica se basa en dos fuerzas complementarias que son la Dinamia y Entropía Universales que confluyen entre ellas. Por ende, el Humano mismo también esta sujeto a esta regla y tiende a sus estaciones propias. El estacanmiento, degradación y degeneración que sus sociedades “más avanzadas” parecieran mostrar podrían ser entonces el “Invierno previo” a un despertar primaveral del espíritu humano.

Ya hace un minuto que se acabo el día del 21 de Diciembre según nuestros horarios, mientras yo escribo esta ultima oración.


Reflexión del Relato, “Que es lo que deje”:

Recordé una runa “Naudiz” que yo mismo hice. No es un elemento de cultura celta, sino de cultura nórdica. Pero recuerdo que el día en que una mujer me explicó cual era su supuesto significado (“Del dolor se aprende”) en un Festival Folk en el barrio de Avellaneda me había enamorado del símbolo. Le compre una runa hecha de un yeso de no muy buena calidad a la mujer. A los pocos días se me rompió. Pero eso no me detuvo. Fui un día al centro y compre una piedra de cuarzo a un mantelero que había por ahí. Seleccione la piedra que tenía la forma que más me gustó. Con las herramientas de joyería de mi hermana hice mi propia runa Naudiz en forma de colgante (la cual ahora mismo tengo a mi lado). Averigüe cuales eran sus significados más exactos (aunque estrechamente relacionados con el que me dijo la mujer): “Necedad, Privación, Encierro”. El símbolo me identificaba perfectamente. Soy, en esencia, una especie de ermitaño (algunas veces literal, otras emocional).
Ofrecí entonces la Naudiz. Tengo la runa a mi lado, como ya dije antes. Pero en el relato, metiéndome en su contenido onírico, ofrecí más allá de la runa. Ofrecí parte esencial de mí ser, una parte que es inherente. No ofrecí entonces la runa. Me ofrecí a mi mismo. Nunca estuve realmente solo. Siempre estuve acompañado de mis seres queridos. Pero cuando estaba solo, siempre me tuve a mí de compañía (tanto como una buena compañía como una mala).
Creo entonces que en esta etapa de mi vida debo estar dispuesto a aprender una nueva lección: “No tan solo del dolor se aprende”.


Ensayo escrito por Kannah.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 
Kannah, ensayos
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Ensayos microquímicos aplicados a la mineralogía
» Pulsotrón: Campaña de ensayos de Enero 2014
» Pulsotron-2: Rresultado de ensayos Agosto-Septiembre 2012
» Reiki Reloaded (X): Los supuestos ensayos clínicos
» Argentina multa al laboratorio Glaxo por realizar ensayos clínicos irregulares con bebés

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
El Gorsedd del Jaguar :: Del sacerdocio :: Cursos :: Lecciones de Chañar-
Cambiar a: