El Gorsedd del Jaguar

Foro de El Templo del Jaguar. Foro dedicado al estudio y difusión del druidismo en español.
 
ÍndicePortalCalendarioFAQBuscarRegistrarseMiembrosGrupos de UsuariosConectarse

Comparte | 
 

 Capítulo 2: Qué es el druidismo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Nasseilian
Administradora
Administradora


Femenino Cantidad de envíos : 608
Edad : 26
Localizaci�n : Córdoba
Fecha de inscripción : 15/10/2007

MensajeTema: Capítulo 2: Qué es el druidismo   Jue Sep 23, 2010 12:30 pm

Qué es el druidismo

Esta es una pregunta muy difícil... Posiblemente, podría decirse que el Druidismo es, al mismo tiempo, una religión, un sistema mágico, una forma de vida, una tradición y una cultura. Depende un poco del vínculo que uno elija tener. Veamos cada atribución por separado:
Es una religión: Según G. Lenski, una religión es un sistema compartido de creencias y prácticas asociadas, que se articula entorno a la naturaleza de las fuerzas que configuran el destino de los seres humanos.
En este sentido, podemos decir que el druidismo es una religión, ya que contiene diversas creencias -como el Awen como energía universal-, y prácticas únicas -las celebraciones de las ocho fiestas del año, el bautismo, la boda celta, etc.
Al mismo tiempo, y siguiendo la definición de Lenski, el druidismo explica la naturaleza de las fuerzas del Destino de los individuos, explicando, ya sea que es "el designio de los Dioses", ya sea que "se cosechó lo que fue sembrado". Explica que la Naturaleza es un ser vivo, al cual debemos respetar y honrar; enseña a comprender el mundo desde la perspectiva de la evolución y la reencarnación; describe la realidad basándose en los tres reinos, el Reino del Mar, de la Tierra y del Cielo... Todas estas percepciones se conjugan en un conjunto conformado de creencias que es el druidismo, por lo que puede llamarse religión.
Es un sistema mágico: Dentro de lo que es el esoterismo, suele darse la definición entre religión y magia, de la siguiente manera: en la religión, el individuo pide, ora, solicita a la Deidad un favor o un milagro, y se limita a dejar en manos del Dios el cómo. En cambio, en la magia se trabaja con las Deidades, se las evoca, se las llama, y se trabaja con su esencia, es decir, se dirige "el caudal de energía" del Dios hacia los objetivos propuestos. En este marco, una ofrenda no tiene mucho sentido, aunque por ningún motivo se pierde el amor o el respeto por la Deidad. Son formas de ver diferentes.
El druidismo acepta ambas formas de encarar la situación, ambas formas de trabajo con los Dioses. Entonces, una persona que utiliza rituales y ceremonias en donde convocar la energía de los Dioses es sin duda un mago. Y así puede verse al druidismo como un sistema mágico, una forma de trabajar, como lo es la Kábala, la Magia Dracónica o la Alta Magia.
Es una forma de chamanismo: La mayoría de los druidas busca conectarse con los Dioses, con las plantas, con los animales, con la Tierra. Quiere buscar la sabiduría a través de la inspiración divina, llamada Awen o Imbas. Para lograr ésto, entra en estados de conciencia alterada, inducidos por la danza, el canto, los rituales e incluso en la antigüedad, el uso de alucinógenos. El druidismo promueve la empatía con la Naturaleza y su preservación, y se acerca a las tradiciones ancestrales para conservar la sabiduría primigenia.
El druida es un individuo que busca su propia perfección, evolucionando y comprendiéndose a sí mismo. Viaja a través de los tres mundos, cura, tiene un animal o planta predilecto -similar a un tótem- y algunos pueden incluso adoptar su forma.
Todas estas características son típicas del chamanismo, una cosmovisión muy antigua. En todas partes del mundo se han descripto la existencia de chamanes -aunque shamán sea un término de una tribu de Siberia-, sólo que con diferentes nombres como chamán, médico-brujo, machi, o druida.
Es un camino espiritual: El druida busca la perfección, la iluminación, la unión con la energía primigenia. En este sentido, muchos druidas creen que los métodos y las enseñanzas druídicas son valiosísimos, y por eso los adoptan. Pero al mismo tiempo, siguen otra religión, pueden ser budistas, cristianos, musulmanes, zoroastristas, ateos y un largo e incompleto etcétera. En este sentido, utilizan las herramientas druídicas para su camino y para su autocomprensión, por lo menos hasta que sientan que no les son efectivos.
En el druidismo se cree que la única Verdad es incomprensible para el ser humano, pues la Verdad es la perfección misma, es Dios o la energía universal. De esta manera, todas las verdades "humanas" son igualmente válidas, son todos caminos distintos, algunos más largos que otros, que llevan al reencuentro con el Creador -que curiosamente, siempre estuvo dentro de nosotros. En este sentido, en el druidismo se acepta que uno pueda tomar sólo ciertas herramientas, o sólo la parte filosófica y no la mágica, porque son elecciones del propio individuo. Cada ser humano es un universo, y nadie puede predecir lo que sucede dentro de él.
Es una forma de Vida: Parecido a lo anterior, muchas personas ven en el druidismo una vida sana, una forma de pararse frente a la vida. Muchos seguidores de El Dagda y de Dana sostienen que su entrada en este bello camino les cambió su concepción de la vida. El miedo a la muerte, la intolerancia, la incomprensión, el temor a lo desconocido, todos fueron obstáculos que fueron esclarecidos por el druidismo. Ojo, no digo eliminados, sino sólo esclarecidos. Comprendieron el porqué de muchas cosas, y optaron por seguir una vida de acuerdo a las creencias del druidismo que decidieron adoptar.
Es una tradición: Si bien no toda la información que circula actualmente es vieja, el druidismo como religión, como espiritualidad nació hace milenios, por lo menos, más de dos XD. Ya los griegos conocían bien a estos sacerdotes del pueblo celta, y los llamaban magos, profetas y filósofos. Incluso hay una teoría que dice que los druidas derivarían de la casta de los brahmanes, de la lejana India, y que fueron migrando poco a poco, lo que hace que la tradición se remonte aún más tiempo atrás.
Sin embargo, también hay personas que se interesan por el druidismo, porque corre en su sangre. Porque su país de residencia -o el país de donde tiene ascendencia- estaba habitados por celtas, y es la tradición, la historia de su pueblo, de su vida. En este sentido, aún los monolitos siguen en pie en la mayoría de los casos, y quedan vestigios en los nombres de las ciudades de grandes Dioses y Héroes. Volver a las raíces, es bucear en la identidad de uno, y es un camino lleno de sorpresas y misterios, una más de las maneras en que puede ser entendido el druidismo.
Es Cultura: Es parte de la historia universal de la tierra. Contribuyó a la evolución de la raza humana en su momento, y aún hoy lo sigue haciendo; contiene costumbres, formas de pensar, obrar y hablar de un pueblo, y ha cautivado a antropólogos, escritores, poetas y músicos por igual. El susurro del Ciervo Astado se escucha aún hoy en los bosques, y nos llena de misterio y emoción.


Última edición por Nasseilian el Jue Sep 23, 2010 12:35 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://templodeljaguar.myartsonline.com
Nasseilian
Administradora
Administradora


Femenino Cantidad de envíos : 608
Edad : 26
Localizaci�n : Córdoba
Fecha de inscripción : 15/10/2007

MensajeTema: Re: Capítulo 2: Qué es el druidismo   Jue Sep 23, 2010 12:31 pm

Tarea:
Todo lo anterior resulta un flash de lo que verás en este camino y en este curso. Hacerte escribir un ensayo sobre qué es el druidismo es algo tan irrisorio como pedirte uno sobre física cuántica… Lo desconocido se yergue sobre tu sendero como una rapaz. ¿Guardiana o acechadora? Más adelante tomarás una postura sobre qué significa esta tradición para ti.
El Awen, las celebraciones, los reinos, los Dioses y demás cosas las veremos más adelante. Sin embargo, evacúa todas las preguntas y críticas que tengas.
Eso sí, como te eximo de lo escrito, vamos a hacer una práctica, y me vas a contar qué tal te fue.
Tarea adicional (no obligatoria): busca información sobre alguna tradición propia de tu lugar de residencia, o de una región cercana. Más adelante verás para qué. Por ahora, limítate a buscar sobre sus sacerdotes, brujos o shamanes y el rol que cumplían en su
comunidad. Puedes buscar más de un sendero.


Práctica I: El Presente
El contacto con la Naturaleza es sumamente importante; de allí vendrán las respuestas más profundas de este camino. Todos los ejercicios que te daré son para que realices durante una semana, y pasado ese lapsus de tiempo me escribas un ensayo sobre la experiencia. Dicho así parece que está medio en el aire, pero luego de haber realizado la práctica tienes millones de cosas para contar. Sin embargo, también son herramientas que podrás utilizar luego: son visualizaciones, meditaciones, que te ayudarán a conectarte con el Gran Maestro: el mundo mismo.
Para esta práctica –y para la gran mayoría- busca un lugar natural. Puede ser tu jardín, un parque, el balcón lleno de macetas, un lago, el mar, la montaña y un larguísimo etcétera. Intenta que sea un lugar más o menos tranquilo, o que por lo menos puedas quedarte en silencio sin ser molestado.
Cierra los ojos y céntrate en tu respiración. Deja que siga su curso natural; si se acelera, si se relaja, si haces una pausa entre inhalación y exhalación… limítate a observarte. Luego de unos minutos de concentración en tu respiración, concéntrate en tu cuerpo. ¿Cómo está?, ¿Relajado, tenso, incómodo? Muévete si es necesario para relajarte aún más. Si tienes alguna zona en particular que esté tensa o que duele, recuerda qué es lo que originó esa incomodidad, pregúntatelo. Recibe recuerdos, pensamientos, e ideas sobre el tema. Acéptalos, y acepta que tu cuerpo es expresión de tu presente, de lo que te está ocurriendo a cada momento.
Ahora abre los ojos, y mira la naturaleza que te rodea. Percibe como más te guste el paisaje –puedes caminar, volver a cerrar los ojos, mirar, etc.-, siendo consciente de cada instante. Saboreándolo con los cinco sentidos. Estando en el presente. Si aparecen pensamientos, déjalos que aparezcan y mueran, vuelve tu atención hacia la naturaleza. Acepta todas las experiencias y pensamientos que lleguen.
¿Cuántas veces vamos a la naturaleza en busca de refugio de la vida cotidiana y quedamos enfrascados en nuestro diálogo interno?, ¿Cuántas veces “estamos pero no estamos” en nuestra vida? Este es un ejercicio que te ayuda a volver al “aquí y ahora”, a disfrutar del paisaje y las situaciones que ocurren en el presente. ¿Puede ayudarte este ejercicio en tu camino de druida?
Realiza esta práctica por lo menos por una semana, y escribe un ensayo, de cómo mínimo 3 páginas.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://templodeljaguar.myartsonline.com
Nasseilian
Administradora
Administradora


Femenino Cantidad de envíos : 608
Edad : 26
Localizaci�n : Córdoba
Fecha de inscripción : 15/10/2007

MensajeTema: Re: Capítulo 2: Qué es el druidismo   Jue Sep 23, 2010 12:31 pm

-Nuestra tradición es como la hierba, como el pasto –te dice la druidesa mientras van por un sendero que conduce a una montaña. Cada tanto, ella se detiene, habla con alguna planta, y delicadamente corta sus ramas, que almacena con sumo amor en su morral-. Nace de una semilla, de algo muy pequeño y librado al azar, que cae en la zona justa, y recibe el justo calor y la justa agua.
Te mira con sus ojos penetrantes, y te explica:
-La semilla son las señales que van dejando las personas que transitan este mismo camino. Puede ser un símbolo, un libro, o una frase que no se destacaría de tantas otras… Pero a veces el receptor, el territorio que cobijará la semilla, está listo, y esa situación cotidiana resulta transformadora para él…
- La semilla es endeble, es algo muy muy pequeño que suele pasar inadvertido… Incluso, es probable que algún animal la pise, y no pueda germinar. Pero a veces logra caer en la tierra blanda y ésta la cobija, y la guarda en su seno… Dentro, todo es oscuridad y calor, espera el momento adecuado… Así, una curiosidad que se despertó en algún momento puede permanecer latente, esperando la llegada de la primavera.
En eso, la druidesa calla. Una brisa repentina se alza, y juguetea con el ropaje de ambos. Cierras los ojos, encantado por este regalo divino.
Al abrirlos, estás en un llano, rodeado de vegetación. Aparecen cada tanto flores silvestres de los más diversos colores, que se funden con un horizonte lejano. En esta inmensidad, sólo se destaca un árbol robusto a unos 30 metros, y tu maestro, que ahora lleva la apariencia de un druida sabio, cuyas arrugas asemejan los surcos de la tierra. Continúa, como si nada hubiese pasado, con una voz grave y ligeramente áspera:
- El momento llega, y el pasto brota. ¡Y uno piensa que ahí se termina su camino! Primero es un brote tierno, endeble, vulnerable al más mínimo desorden. Poco a poco se abre paso entre el suelo, entre las piedras, y entre las demás hierbas y llega, finalmente a la luz del sol.
- Nuestro amigo vivirá sin duda numerosas aventuras: deberá enfrentar sequías, inundaciones, avalanchas, el paso de numerosos animales, y la competencia diaria por agua, espacio, y aire.
- A pesar de que junto a esta semilla, nacieron miles más, cada una contará una historia distinta. Las plantas tienen la maravillosa cualidad de adaptarse al medio en el que les toca vivir. Verás que el pasto que nace en las salientes de las rocas es más retorcido, y expone sus raíces al aire, para aprovechar al máximo los nutrientes que aparecerán con la lluvia; la hierba de un suelo arenoso es probable que se mantenga lo más posible al ras del suelo, y que desarrolle raíces profundas, para alcanzar a absorber el líquido que se escurre demasiado rápido.
El anciano camina, y a medida que habla te va señalando distintos ejemplares de la misma especie, cada uno completamente distinto al anterior.
- Cada uno va creando su camino. Algunos se vuelven enormes, otros abarcan todo lo que pueden, matando otras especies de ser necesario, otros mueren por las inclemencias del lugar que les tocó vivir, otros pasan inadvertidos, bajo la sombra de un poderoso árbol… Al igual que ellos, cada druida va marcando su senda, y aprendiendo de los hechos que él mismo desencadena.
Un mar verde, piensas a medida que tus manos acarician suavemente las hojas mientras caminas. Estoy flotando en un mar enteramente verde.
El anciano parece leer tus pensamientos, porque ríe, te hace un ademán y abre entre las hierbas, mientras señala una pequeña planta:
- No importa el tamaño que tenga; tampoco importa dónde creció, o cómo… lo cierto es que, a veces, la planta florece… -acerca uno de sus dedos a una pequeña florescencia de un verde apenas más claro que la hierba en sí-. Para todos los otros pastos, esta flor resulta casi imperceptible, y para los humanos es prácticamente inexistente. Pero esto ocurre por una razón: el pasto está listo para crear y dar al mundo semillas. Y el ciclo vuelve a empezar…
Se para y comienza a caminar hacia el gran árbol que corona esta pradera. Lo sigues presuroso, y al llegar a su amada sombra, el druida se hecha con un resoplido, y te mira intensamente por un rato. Toma su bastón con ambas manos, y lo apoya sobre su mentón mientras continúa:
- Cuando uno lanza sus semillas, no sabe a dónde caerán. No sabe si morirán o si vivirán largos años. Tampoco importa. Los druidas no andamos pregonando por ahí. Nos movemos imperceptiblemente, mandamos mensajes a través del viento y de los pájaros, nos reconocemos en la mirada… y permitimos que las semillas que hicimos tengan el destino que deseen, aunque estas traigan aflicción a alguien…
- Por eso el druidismo nunca murió… -alza la vista, perdida quién sabe en qué lugar del pasado, mientras murmura- permaneció escondido mucho tiempo, fue reinterpretado, usado como mercancía, y como cuentos para niños… Todas esas transformaciones no le quitaron respeto o importancia, sino que este sendero supo adaptarse… Y resurge en cada época con la fuerza del roble, impasible…
El calor de la tarde va adentrando en sus cabezas, y empiezas a sentir esa liviandad del sueño. Escuchas los murmullos finales del sabio, quien también comienza a cabecear:
- Ésta es la cualidad de las cosas que permanecen en el tiempo. Ser como la semilla, como la hierba. Todo cambia, y quien lucha contra la corriente indefectiblemente queda atrás en algún momento. O si no, queda solo. Escúchame muchacho/a, sé como la hierba, ¡suéltate y adáptate! Déjate llevar por el viento…
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://templodeljaguar.myartsonline.com
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Capítulo 2: Qué es el druidismo   Hoy a las 4:05 pm

Volver arriba Ir abajo
 
Capítulo 2: Qué es el druidismo
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Collier capítulo 8
» Collier.capítulo 3
» EL EPISODIO DE JOSUÉ Y EL SOL
» Tobías En el capítulo 6 y verso 8,manda a ahuyentar los demonios con carne quemada tremenda herejia
» MANUAL DE EVANGELISMO Capítulo 1

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
El Gorsedd del Jaguar :: Del sacerdocio :: Cursos :: Lecciones de Chañar-
Cambiar a: